SMS del 15 de abril


Por JS
El Mundo al revés lo es, no solo por la reconstrucción simbólica; también, por redimensionar lo temporal. En sus jugarretas, los adelantos se ponen de cabeza, y los inicios de los sesenta del pasado siglo se viven a golpe de mensajes de texto.
La guardia le había dado el tiempo y el ánimo – el crédito lo tenía de la última recarga – para “bombardear” con frases dulzonas a Lucía. La mala fé del teniente, que lo condenó al ostracismo en la última posta del aeropuerto, le dio la intimidad para desandar libremente el diccionario y su cuerpo.

Casi en el momento cumbre, cuando empezaba a zafarse del atuendo militar para correr a La Habana y ver a Lucía; el ruido ensordecedor de los aviones lo lanzó al suelo. Recuperó el móvil y ajustó al atuendo, sin claridad de a quién debía dirigir sus maldiciones. Las alarmas y las explosiones le hicieron temblar las manos, pero se las arregló para con sus dedos nerviosos posponer el encuentro. Sintió un ardor terrible en la espalda. Lucía lo enterró al día siguiente, le quemaba en sus manos el teléfono y el último sms recibido: “disculpa, siento que me muero”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s