¿Cómo está la cosa?

Por Carlitos

En la calle, la blogosfera, las reuniones familiares de domingos el tema de conversación es el 4% de crecimiento de la economía y su incapacidad de reflejarse en el plato de comida de los cubanos. Sin embargo, en los días de fin de año las tiendas estaban repletas de gente comprando y hay una explosión de bares y restaurantes (muchos caros, muy caros) todos repletos, no solo de turistas.

Entonces, ¿la cosa mejora o no mejora?

En primer lugar, el sector cuentapropista emplea a cerca de medio millón de cubanos (legalmente registrados). Si desde sus inicios la actividad privada pudo generar mayores ingresos, este año ha habido un boom a partir del incremento del turismo y el mayor interés por Cuba. Los negocios orientados al sector externo y a apoyar estos servicios (hospedaje, gastronomía, guías de turismo, algunas manifestaciones del arte, construcción, chapistería, informática, diseño, etc…) han disparado su nivel de actividad y en muchos casos los precios. En este sector se mueve mucho dinero hoy, ya no solo para los dueños, también para muchos de los trabajadores contratados.

En segundo lugar, producto del mantenimiento incoherente de la política de Estados Unidos y la falta de perspectivas a lo interno, la emigración se ha disparado en los últimos años, lo que ha debido impulsar las remesas familiares. En tercer lugar, ha habido incrementos salariales para los médicos y la autorización al sector empresarial a hacer pagos por resultados y redistribuir utilidades.

Pero los incrementos salariales aún son insuficientes respecto a las necesidades básicas de la gente. Incluso para los médicos, los nuevos salarios están lejos de satisfacer las necesidades más elementales de un profesional. La “cosa” nunca estará bien para la gente ni para la sociedad, mientras el trabajo no sea la fuente fundamental para generar ingresos.

Los incrementos salariales son insuficientes también en comparación con el incremento de los ingresos del sector privado y de las remesas. Son insuficientes respecto al incremento natural de los precios. Y, más allá de que los salarios crezcan o no, la mala calidad, inestabilidad y altos precios de las cadenas de tiendas estatales nos recuerda que no solo es importante tener dinero, sino en qué gastarlo.

Estamos a cuatro meses de celebrarse el próximo Congreso del Partido. En un maduro ejercicio dialéctico es necesario reconocer que si bien se han dado pasos impensables cinco años antes, se plantean retos definitorios para el futuro del socialismo en Cuba.

Todas las mejoras operadas en la economía familiar son resultado, sin duda alguna, de medidas tomadas por el gobierno cubano: la ampliación del sector por cuenta propia, el restablecimiento de relaciones con Estados Unidos, la reforma migratoria y las políticas de incremento salarial a los médicos y flexibilidad salarial en las empresas.

Sin embargo, no ha sido suficiente y se han generado nuevos conflictos. Las medidas orientadas a fortalecer el sector estatal y cooperativo han quedado rezagadas respecto a las que favorecen al sector privado; las que favorecen al extenso y valioso sector profesional han quedado rezagadas respecto a las que favorecen a los trabajos menos calificados; la política ha quedado rezagada respecto a la economía. Y hay muchos otros rezagos.

La Cuba del 2016 en nada se parece a la del 2011: aunque la “cosa” mejora para algunos, no lo hace para todos. La gente se a pie, los trabajadores estatales, los profesionales, los viejitos, los jóvenes, siguen esperando que la “cosa” mejore.

Anuncios

2 respuestas a “¿Cómo está la cosa?

  1. Doris

    Carlitos, gracias por tus post, inteligentes y actuales.

    Yo tengo una preocupación que compartí recientemente en Segunda Cita, blog al que pertenezco. Para el Congreso se dijo que se iba a someter a debate con el pueblo una serie de documentos, y faltan menos de 100 días y no se ha hablado de nada… Entonces no sabemos por dónde van los tiros, estamos a ciegas.

    Esa y no otra es mi mayor preocupación de los momentos actuales: la falta de participación ciudadana en los destinos del país. ¿Qué opinas al respecto?

    Saludos

    Me gusta

  2. Fernando Luis

    Hola Doris, esa pregunta la hacemos muchos. Especilamente, si a la cercanía del Congres, se suma que en los últimos meses se realizaron las Asambleas de Balance del Partido en los municipios y las provincias. Es decir: 1. O el Congreso del Partido se realizará sin un proceso de base; 2. O con cinco meses de diferencia se realizará un nuevo proceso de discusión (los “congresos” en la base) con los delegados al Congreso y candidatos al Comité Central ya electos… 3. O…; 4. O… Evidentemente, incluso en el terreno organizativo (menos espinoso en apariencia que el asunto de la participación) existen incongruencias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s